Este país no tiene que darte nada más que libertad

El punto no es que tu o cualquiera, porque estés mejor preparado, tengas que estar en mejores condiciones para trabajar, y ni mucho menos que puedas tener mas derecho, que obviamente no es así.

Tampoco es el punto que este país tenga, o sea capaz que darte trabajo a ti, ni a nadie.
Este país no tiene que darte nada más que libertad. Ese es el punto…

Un país basado en los trabajadores dependientes de otro, ya sea empresario o institución como motor de su economía, !es un pais condenado a la ruina, al abuso y al latrocinio¡.

El verdadero punto es que este país, “y los demás”, históricamente son extremadamente intervencionistas en la economía, saquean y esclavizan a los ciudadanos impidiendo la creación de riqueza, por ellos mismos, coartan el libre albedrio humano, extirpando la creatividad de las personas para autogenerarse los recursos económicos que posibilitarían una mas fácil búsqueda de la felicidad y la autosuficiencia del individuo.

Es el intervencionismo, la burocracia y el coactivo latrocinio el enemigo a destruir.
Nos plantean la falacia de los derechos de los trabajadores, ¡cuando trabajadores y empresarios, lo somos todos, ¡

Nos pretenden colectivizar sectarizàndonos en falsas clases sociales, al dividirnos entre trabajadores y patrones, o explotadores y explotados, porque así es como fácilmente nos esclavizan y chupan la sangre los burócratas, haciéndonos falsamente creer que somos libres, teniendo pagar por ello (impuestos…), .
Este es un mundo de emprendedores y comerciantes. Todos tenemos capacidad para emprender y crear (Empresario), y la necesidad de vender lo que somos capaces de hacer (Trabajador).
Lo que los ciudadanos necesitamos es libertad de emprendimiento y trabajo, sin que ningún estado nos ponga trabas burocráticas y nos robe el sudor de nuestro trabajo coaccionándonos vilmente.
Por todo esto: El principal concepto a implantar es la criminalización de la coacción, por parte de quien quiera que sea, quien la ejerza.
El crecimiento de la economía será exponencial a su nivel de libertad, justicia, ausencia de intervencionismo y corrupción.

Viva la pepa

Anuncios

4 pensamientos en “Este país no tiene que darte nada más que libertad

  1. Si dentro de lo que propones se incluye la abolición de la plusvalía, lo respetaré como opción parcialmente justa, aunque no la comparta. Si no es así, creo que hay una trampa de fondo. Por otra parte, cuando hablamos de libertad debe quedar claro de qué estamos hablando. Creo que la libertad abstracta y metafísica no nos dice mucho en el mundo real y material, por lo que debemos emplear indicadores para poder medirla (a ser posible, de manera consensuada). En mi humilde opinión, es importante distinguir la “libertad de” , o libertad negativa (empleo el concepto “negativa” basándome en el derecho negativo), basada en las oportunidades, y la “libertad para”, libertad positiva, basada en los recursos. No creo que tenga sentido tener muchas libertades desde el punto de vista jurídico si tus recursos sólo te permiten satisfacer sólo algunas de ellas. La libertad se refiere no sólo a una simbólica ausencia de dominación y de coacción, sino al abanico de posibilidades con las que cuenta cada individuo. Si el número de posibilidades de alcanzar los deseos de cada uno está desigualmente distribuido, lo mismo puede decirse de la libertad. En consecuencia, si no somos todos igual de libres, habrá inevitablemente relaciones de dominación; unos extenderán su libertad positiva de tal manera que restringirán la de otros, aunque no haya una coacción directa. En palabras de Rousseau: “que ningún ciudadano sea tan rico como para poder comprar a otro, ni ninguno sea tan pobre como para ser obligado a venderse”. Sí, todos tenemos la capacidad para emprender y crear (o al menos la mayoría). La cuestión es, ¿tenemos los recursos? Y quienes no los tengamos, ¿cómo los obtenemos?

    • Querido amigo Guilled: Libertad solo hay una valida y legitima, en su esencia mas obvia: La ausencia de coacción. De la misma manera que limite a la libertad solo hay uno: el respeto a la libertad ajena

      De la misma manera que derechos hay básicamente tres a la libertad, a la vida y a la propiedad.

      A diferencia que obligaciones que solo tenemos la obligación de respetar los derechos anteriormente mencionados, a los que se les deben agregar y con matices las obligaciones para con la familia

      Un saludo

      • La coacción se da como resultado de las jerarquías, de las desigualdades de base y de las circunstancias. Un obrero de Bangladesh no trabaja libre y voluntariamente en unas condiciones desastrosas, lo hace obligado. Mi visión ideológica, próxima al comunismo libertario, contiene la noción de coerción económica. Esto quiere decir que, aunque el obrero acepte y consienta un cierto sueldo, aunque consienta tener una parte de su trabajo robada por el capitalista, este consentimiento no cuenta porque se obtuvo a través de la coacción. La situación económica creada por el capitalismo es el equivalente de una pistola apuntada a la cabeza del obrero. El capitalista dice: trabaja en mis términos o muere. Permite que te robe o permite que tus hijos pasen hambre. Y el consentimiento, termina convertida en un fraude. Asimismo, entiendo que la libertad no puede entenderse en términos metafísicos, sino empíricos, y en la práctica se correspondería con las posibilidades efectivas para satisfacer de manera efectiva los deseos, en otras palabras, la capacidad para poder hacer un cierto número de elecciones. Si esta libertad no está igualmente repartida, existe una asimetría en las capacidades efectivas de unos y otros para satisfacer una serie de deseos, y por tanto, en ausencia de igualdad, no hay libertad compartida. Por otra parte, creo que es cada comunidad humana quien, consensuadamente, debe establecer sus derechos, y decidir si quiero o no propiedad privada o la quiere comunal. Yo quiero asumir la propiedad por mis bienes de uso personal, pero no así por medios de producción, salvo que los trabaje de manera individual o cooperativa, sin contratos asimétricos en los que se dan diferencias de poder (también soy algo Foucaltiano). Un saludo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s