El ocaso del Estado

El ocaso del Estado

Narrado en español por Fred Kofman. El original -realizado por Stefan Molyneux

Interesantísimo vídeo donde expone las mentiras de la necesidad del estado y su necesidad de promover la obediencia.

 

Anuncios

Por un Partido Libertario

Los amantes de la Libertad vivimos tiempos difíciles aunque esa ha sido una constante a lo largo de la historia.

Pero el S.XX se mostró como el siglo del estado total con lo que ello conlleva de fiscalización de los ciudadanos, prácticamente convertidos en súbditos de las “avanzadas democracias liberales” y directamente esclavos del estado en otros modelos de organización política, militarismo agresivo, guerra y acoso a libertades básicas de información, expresión etc.

En este tercer milenio no ha mejorado mucho el panorama salvo por la explosión de Internet como sistema anárquico, incontrolable, espontáneo y creador. Es por eso que han saltado las alarmas en las guaridas del poder desde donde se intenta conducir, controlar o vigilar el fenómeno.

Un sistema sólo es capaz de sostenerse con el apoyo, o al menos la no beligerancia, de los ciudadanos sometidos a él. De ahí que a través de los tiempos hemos podido ver como el estado ha reclutado para abrillantar su negro proceder a las fuerzas con mayor influencia sobre la educación y opinión de las gentes.

Ahí la famosa alianza trono-altar fue una entente poderosísima en la que los segundos justificaban los atropellos de los primeros y su ilegitimidad de origen a cambio de prebendas y sinecuras.

Tras la desaparición del Antiguo Régimen y la progresiva secularización posterior hubieron de cambiar de palmeros.

La rápida alfabetización de los pueblos ofrecía un panorama de una población potencialmente lectora en su totalidad y con facilidad de acceso a la cultura con lo que estaba claro a quienes iban a recurrir en esta nueva etapa.

Los intelectuales y profesores se han convertidos en los apuntaladores modernos del aparato de represión estatal. Pero, ¿cómo unas gentes con conciencia crítica e inteligencia han sucumbido tan fácilmente a una posición genuflexa y apesebrada?

La funcionariozación del noble oficio de maestro ha sido la culpable por una parte, al resto de “intelectuales” se los ha domesticado a base de cargos, premios y una progresiva entrada en los presupuestos públicos mediante diversas operaciones de las que son responsables los llamados Ministerios de Cultura.

Así se sostiene el sistema, adoctrinando y amoldando las mentes de las personas de la cuna a la tumba, aunque afortunadamente siempre quedarán espíritus libres e indomables.

Es en este contexto, en el que siglos de propaganda hacen dificilísimo que una parte significativa de la gente cuestione el sistema de coacción generalizada y violencia al que conocemos como estado, donde surge la necesidad de lanzar una opción libertaria a la arena política.

No para conseguir sillones y cargos, que no los conseguiremos, no para recibir subvenciones que no aceptaríamos y además denunciaremos, sino para poner negro sobre blanco ante la opinión pública asuntos que el resto de fuerzas nunca osarían tocar pues, disputas infantiles al margen, todos están en el gran consenso socialdemócrata incapaces de poner freno a un estado que se come la mitad de la riqueza de los países desarrollados y es la mayor organización criminal que han conocido los siglos.

Queremos ser el aguijón inconformista, la voz crítica y la denuncia constante. Pensadores, Think Tanks y creadores de opinión independientes son imprescindibles para ir permeando el duro caparazón del estatismo con la apertura de los ojos que se dejen abrir pero creemos que el día a día político es imprescindible no abandonarlo a los estatistas de todos los partidos y bombardearemos con consignas sencillas, directas y persistentes al común de los ciudadanos que jamás cogería determinados libros para leer a determinados autores.

Creemos que algún día amanecerá la libertad, radiante, en un mundo donde el intercambio voluntario y la cooperación serán las formas de actuar dejando atrás la imposición y la violencia. Hasta que ese día llegue, mantendremos la vista fija en ese objetivo final pero trabajaremos también el gradualismo político SIEMPRE que no contradiga implícita o explícitamente el objetivo final de libertad suprema.

Esa es nuestra meta, nuestro ideal la libertad. Necesitamos que todos los que creen en ella trabajemos juntos y seamos vehementes en su defensa.

Rompe las cadenas que nos impusieron, físicas y mentales, y lucha con nosotros por un futuro de Paz, Libertad y Cooperación voluntaria.

Buscamos apoyos con el objetivo de formar un partido libertario en nuestro país. ¿Te unes a nosotros?


P.D. Para aquellos nuevos amigos que se pasen por este blog neonato y no tengan claro de a que nos referimos cuando hablamos de nuestro ideal de libertad os dejo este interesante vídeo. (Aunque os recomiendo que le quiteis el sonido)